Escrito por Tendenzias

Honda Interceptor

La serie Honda VFR comenzó su fabricación en 1983. Su chasis y sus 750cc en un motor V-Cuatro fueron una revelación. Se diseño un chasis de aluminio en una actualización de 1986, manteniendo la competencia con la Suzuki GSX-R750. El Interceptor se transformó como el concepto básico de lo que una moto deportiva debe ser. Todo eso a partir de 1990. En 1998 debutó la Honda VFR800 con su motor V-Cuatro ampliado a 781cc. En 2002, la sexta generación VFR se introdujo con un escape doble y sistema opcional de antibloqueo de frenos. La nueva maquina vio el debut del Honda VTEC. El sistema VTEC opera sólo 2 válvulas por cilindro en regímenes bajos para mejorar: la parte final de potencia y la eficiencia de los combustibles, con cuatro válvulas por cilindro para la apertura de más potencia. Una leve actualización en el 2006 incluyó una revisión para suavizar la transición VTEC, y bajar a 6400 revoluciones en lugar de 7000 rpm. La Honda VFR 800 está realmente muy bien, como suelen ser las Hondas. El diseñador japonés sabe cómo traducir sus diseños del papel al modelo real. Incluso el salpicadero tiene un aspecto sofisticado. Su anchura recuerda la de su gran primo, el ST1300.

El diseño de los instrumentos de Honda es muy eficiente y le da la información básica con un rápido vistazo. Justo en el centro tiene el tacómetro con un anillo blanco fuera de los números, que le hace sobresalir, por lo que un motociclista es capaz de leer sin problemas. A su izquierda una pantalla digital le indica la velocidad, así como la temperatura del refrigerante del motor. En la parte derecha un indicador digital indica el odómetro, el nivel de combustible y un reloj. Dos botones de marcado, uno en la izquierda y uno a la derecha, son para la selección y ajustes.

Compártelo!

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos